"No seas como tantos escritores, no seas como tantos miles de personas que se llaman a sí mismos escritores,
no seas soso y aburrido y pretencioso, no te consumas en tu amor propio."

Charles Bukowski



23 de febrero de 2012

Arroz de salero


Soy un adicto del café corto con poca azúcar y de los labios de mujer concupiscentes. Sobrevivo a la vorágine urbanita dando pasos cortos, mirando alto. Nunca piso las líneas blancas de los pasos de cebra. Odio pisar las migas de pan y me deleito pisando las hueveras de cartón.

Odio el arroz de los saleros, y me gusta lamer la sal del mar pegada a mi piel. Me da miedo morir solo, y solo morir y no dejar la huella de la existencia en la mente de alguien. Odio el olor de los hospitales y adoro su silencio. Vivo con el ansia del que se sabe muerto.


Intento expandir mis conocimientos a cero. Luego volveré a aprender, sólo cosas importantes. No me sé mi número de teléfono y me gustaría no saberme ni mi número de identidad. Me identifico con el payaso de Böll, nunca aprenderé a aprender a volar, pues no hay nadie que me enseñe.

Odio que la gente susurre, pero me encanta susurrar. Me gustaría poder acallar la voz de mi cabeza, y durante unos instantes no pensar en nada. Vagar por la cuneta de mi mente "buscando la madurez, para poder volver a jugar con la seriedad de cuando era un niño".


Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario